Cada día que pasa, Twitter tiene miles de seguidores nuevos. La red social de los 140 caracteres tiene un atractivo especial, es diferente, única y ha pasado de ser un fenómeno social a convertirse en una herramienta de comunicación muy potente para cualquier ámbito.

Lo utilizan políticos, cocineros, comunicadores, personas anónimas que se labran una excelente influencia…hay de todos los colores para todos los gustos. Pero seguir a todo el mundo es imposible, tu timeline sería una locura. Por ello, te voy a recomendar 5 cuentas que deberías, al menos, echarle un vistazo.

@SirKenRobinson. La primera vez que lo oí hablar me quedé anonadado. Defensor a ultranza de un cambio educativo. Defensor de una escuela sin exámenes y test. A pesar de “sólo” contar con 268.000 seguidores y no publicar un número basto de mensajes consigue una notoriedad que ya muchos querrían para sí.

@Oreo. Una de las marcas que mejor sabe aprovechar los medios sociales, se ha convertido , junto con el siguiente ejemplo, en la reina de la comunicación social.

@Nike. Si Oreo es la reina, Nike es el rey. La marca deportiva, ha sabido desde la aparición de los nuevos medios de comunicación amoldarse como ninguna otra. Es el espejo en la que muchas marcas se deberían ver.

¿Te gusta lo que estás leyendo? 

Forma parte de la comunidad de Publicidad en la Nube para recibir las últimas actualizaciones y contenido exclusivo.

@policia. La revelación del último año. El toque mordaz a la vez que humorístico que le impregna su Community Manager hace que esta cuenta gane adeptos por minuto. Un gran trabajo desde el primer día. Sólo hay que ver el número de seguidores que tiene.

@perezreverte. Para mí uno de los mejores periodistas y escritores de este país. Sus comentarios, siempre compartidos por miles de personas, retratan la realidad de nuestro país como ninguno. Mordaz, astuto, directo y sin tapujos. Imprescindible en cualquier lista.

Carlos Miñana
Graduado en Publicidad y RRPP, enamorado de la buena comunicación y fanático del deporte. Inquieto por naturaleza y feliz de profesión.