Desigual debe haber entendido mal el concepto de ser diferente. Que las marcas deben ser diferentes para marcar distanciamiento con el resto, es un hecho. Cualquier profesor o alumno de Publicidad y Relaciones Públicas sabe ésto. Pero ser diferente no incluye llamar la atención por llamar la atención. ¿A qué viene todo esto? como supondréis, a la nueva campaña que ha lanzado la marca de ropa Desigual #yomeatrevo. Una campaña que viene cargada, muy cargada de polémica.

No se les ha ocurrido otra “brillante” idea que regalar con sus colonias un vibrador, si habéis leído bien. No entiendo esta estrategia que lleva la marca desde el año pasado, recordad sus polémicos anuncios, basados en hacer ruido por hacer ruido, que hablen de mi aunque sea mal.

Siempre digo que las marcas deben ser diferentes, más si cabe, en este marcado tan saturado de absolutamente de todo. Para que los consumidores se fijen en ti, debes marcar esas diferencias para crear el engagement que el consumidor final tanto añora y pide a gritos, y para ello debemos escuchar al consumidor, ponernos en el otro lado, o como diría Pepe Martínez, necesitamos Rock&Love. Pero, ¿que diferenciación muestra la marca con esta pieza? ¿creen que por regalar un vibrador marcarán lazos fuertes de unión con el consumidor? o lo más importante ¿qué valor añadido aporta, no creo que una persona que esté comprando una colonia piense a la vez en que tipo de vibrador le van a regalar?  La respuesta a todas estas preguntas son obvias.

Personalmente, esta estrategia no es la que yo entiendo como manera de construir marca, al menos una marca que perdure en el tiempo, enlazar colonia con vibradores es cuanto menos estrafalaria, no digo que haya que basarse en cosas lógicas, sabemos que muchas veces la diferenciación va en contra de la lógica, el sentido común o lo racional ( que se lo digan a Bernbach y el New Beetle, yendo en contra de la lógica pero con una fuerte personalidad).

En definitiva, creo que como viene siendo habitual en el último año, Desigual ha perdido el norte, teniendo todos los mimbres para hacer una marca potente, está echándolo todo por la borda y realizando este tipo de estrategias que lo único que le va a reportar va a ser que hablan mal de ella. Como hemos dicho, no encaja con la identidad de la marca y su propuesta real de valor, un tono de discurso que no ayuda a conectar la marca con su público. Indudablemente notoriedad está consiguiendo, pero qué sea adecuado es otro cantar. Ni para la marca, que deja en muy mal lugar a la mujer en nuestra sociedad, ni como referencia de lo que debe hacer una marca de moda que “va de moderna” en su diálogo publicitario. ¡Pan para hoy y hambre para mañana!.

¿Te gusta lo que estás leyendo? 

Forma parte de la comunidad de Publicidad en la Nube para recibir las últimas actualizaciones y contenido exclusivo.

¿Qué opináis sobre esta nueva campaña de Desigual?

Carlos Miñana
Graduado en Publicidad y RRPP, enamorado de la buena comunicación y fanático del deporte. Inquieto por naturaleza y feliz de profesión.