Publicidad gratuita, dos palabras que denotan una gran cantidad de definiciones. En estas líneas, quiero generar debate a causa del tipo de publicidad gratuita que transmite un mal gusto por lo que realizan, una comunicación demasiado banal, rozando lo histriónico y que en ocasiones llega a rozar el esperpento.

Según la Real Academia de la Lengua Española (R.A.E), la publicidad es, según la tercera aceptación del término:

Divulgación de noticias o anuncios de carácter comercial para atraer a posibles compradores, espectadores, usuarios, etc.

No cabe duda que la publicidad es una vía para cautivar, atraer y, como prioridad, persuadir al consumidor. Pero, ante estos objetivos, me pregunto: ¿vale todo? ¿es necesario hacer publicidad gratuita, de escaso buen gusto, para llamar la atención al consumidor?

La publicidad que interesa, que haberla hayla, es aquélla que atrae al público, que cuenta una historia, que nos hace reír o llorar. Una publicidad, que a buen seguro, se basará en un contenido de relevancia y de interés, ya que se habrán preocupado más por lo qué decir que por el número de inserciones que hay que pagar. Inclusive, a la larga, le resultará más económico al anunciante y tendrá una mejor aceptación por parte del público.

¿Te gusta lo que estás leyendo? 

Forma parte de la comunidad de Publicidad en la Nube para recibir las últimas actualizaciones y contenido exclusivo.

Una buena publicidad no es aquélla que se repite hasta la saciedad, es invasiva, con excesiva saturación o recurre a situaciones un tanto dantescas, llegando a copar el término de publicidad gratuita en su máxima expresión.

Ante este punto, permitirme haced un pequeño paréntesis, ya que aunque la publicidad intrusiva es molestas, la publicidad siempre va a tener cierta dosis de intrusismo, ya que sin la publicidad muchas empresas verían imposible su sustento. Otro tema a parte, es el deber de replantearse hasta qué punto se está llegando.

Continuando con los que nos atañe, podéis estar tranquilos, si interesa al público, se compartirá, se hablará de ellas, la verás en las redes sociales y, ¡fíjate tú!, que no tendrás que haber desembolsado un sólo euro, los medios ganados serán la mejor difusión para tu contenido. Sin tener que recurrir a lo fácil, planteando situaciones rocambolescas, desagradables o inclusive fuera de lugar.

Basarse en este tipo de publicidad gratuita, lo único que se consigue es desprestigiar al sector y hacer que la gente aún odie más la publicidad. ¿Aún nos preguntamos el porqué la gente cambia de canal cuando emiten anuncios? 

Puede que os interese ver estos otros anuncios

El caso de publicidad gratuita

Y por qué digo todo esto, he estado viendo muchos anuncios de un mal gusto considerable. Pero, la gota que ha colmado el vaso es ver este spot en el que se supone que el fin es combatir el absentismo estudiantil.

Como veréis en el vídeo que pondré más abajo, hay unos chicos que deciden ir a la playa en vez de a las clases con un final que ninguno de nosotros nos podremos imaginar.

Después de ver el vídeo, que parece sacado de la mejor de las películas de gore de los años 90, me pregunto si los chavales se habrán mentalizado para no dejar de asistir a las clases. Aunque la pregunta correcta, es posible que fuera: ¿habrá alguien que lo haya podido ver hasta el final? ¿No os parece demasiada publicidad gratuita, sin ningún rigor, llegando a alcanzar cuotas de obscenidades que ni las mejores series B de la época eran capaces de conseguir?

Conclusión

Quería poner este caso de publicidad gratuita extrema, ya que me ha parecido fuera de lugar. No cabe duda que la publicidad debe impactar pero no todo vale. No se trata de llamar la atención por llamar la atención.

Hay otras muchas fórmulas para llegar al gran público sin tener que recurrir a este tipo de contenido. Ya lo hemos dicho en este mismo post, se debería trabajar más el contenido y buscar menos el impacto.

Al gran público le es indiferente el ROI, el CPC, el CPM o cualquiera de estas siglas tan utilizadas en publicidad. El consumidor lo que quiere es que le cuenten historias reales que pueda adoptar como suyas, historias de verdad, del día a día y no atentados contra el buen gusto, como la que hemos visto.

Espero que no os haya aburrido mucho, tenía ganas de escribir un post de este estilo y hacer una pequeña reivindicación, ya que considero que una buena publicidad es posible. Ya no sólo posible, sino que la hay, es necesario y se debería buscar más.

Si habéis llegado hasta aquí, y no os importa, es de agradecer que compartáis. 🙂

¿Qué os parece a vosotros este tipo de publicidad gratuita? ¿Algún ejemplo que hayáis visto de publicidad gratuita recientemente?

FuenteShutterstock
Carlos Miñana
Graduado en Publicidad y RRPP, enamorado de la buena comunicación y fanático del deporte. Inquieto por naturaleza y feliz de profesión.
  • Lo vi ayer, y me pareció una barbariedad! Demasiado gore como tu dices. Un abrazo Carlos!

    • Carlos Miñana

      cuando lo vi…¡Aluciné! xDDDD

  • Muy gratuito no?

    • Carlos Miñana

      Demasiado…xDdd

  • Una auténtica barbaridad. De dudoso mal gusto (cada cual que opine lo que quiera) y desde luego dudo mucho que cumpla su objetivo, que es el fin último de la publicidad.

  • redalmados

    Aggggg….creo que se han pasado bastante…

    • Carlos Miñana

      Desde luego!! 🙂

  • Raquel

    No pude ni acabar de verlo… Creo que esto no es una buena señal para tratarse de un anuncio…

    • Carlos Miñana

      Demasiada sangra gratuita.

  • En ocasiones, la gente no sabe utilizar la publicidad. Esperemos que se vaya aprendiendo poco a poco

    • ¡Hola @@Ingeniando_Marketing:disqus!

      No cabe duda que llevamos unos años en los que la publicidad no pasa el mejor, momento confundiendo la necesidad de llamar la atención con la realización de cualquier tipo de publicidad banal, vacía y en ocasiones decepcionante.

      Esperemos que la industria recapacite y se haga la pregunte ¿qué quiere el consumidor?, creo que tendríamos mucho ganado y las cosas irían por mejor puerto.