Artículo escrito por Sara Mata:

Abrimos nueva sección y en ella, hablaremos del papel que juega la moda en la publicidad y si influye de alguna manera en la mente de los consumidores.

Un anuncio que me llamó especialmente la atención, es el proyecto dirigido por la actriz española Penélope Cruz para la prestigiosa marca Agent Provocateur. En él, aparece la modelo Irina Shayk, Miguel Ángel Silvestre, Goya Toledo, Mónica Cruz y Javier Bardem. Es un anuncio de lencería, por lo que el aspecto visual cobra una gran importancia en la imagen que se proyecta al espectador.

Si nos fijamos en Miguel Ángel Silvestre, su atuendo le aporta elegancia y representa cierto status social. Por otro lado, las mujeres que se encuentran en el interior de la casa, visten lencería fina y cara. Al final del anuncio, encontramos un contraste de realidades, pues M.A Silvestre despierta de su sueño y vuelve a la faena de construcción junto con Javier Bardem que aparece con un aspecto desaliñado. De modo que aquí podríamos hacer una analogía entre dos realidades muy distintas, en las que la moda influye de igual manera, una llena de lujos y otra más austera. Por lo tanto, la manera en la que se presenta este tipo de publicidad al espectador tiene que ver con el aspecto visual y con la prenda de ropa que se utilice, esto crea en el público un concepto de asociación que vincula el status económico a una moda más selectiva, y el status medio bajo a un tipo de vestimenta y aspecto más descuidado.

¿Te gusta lo que estás leyendo? 

Forma parte de la comunidad de Publicidad en la Nube para recibir las últimas actualizaciones y contenido exclusivo.

Pero, lo que está claro es que la moda es imprescindible en la publicidad, otro ejemplo es el spot de la conocida marca Coco Chanel, en el que Keira Knightley interpreta a una mujer sofisticada e independiente. Una bella dama a la que le gusta seducir y ser seducida. Conjuntada con un mono y casco crema, no duda en posar ante la cámara y ante el apuesto chico que hay detrás de ella. En este caso, la fragancia Coco Chanel se complementa con el estilo de la persona que la utiliza. Moda y colonia van unidas de la mano, pues una complementa a la otra y esto se traslada a la pantalla. De esta manera, el público al que va destinado esta fragancia ligarán la idea de que si adquieres esa fragancia tu puedes ser esa mujer sofisticada y elegante como lo es Keira Knightley en el anuncio de Coco Chanel.

Y pasamos a un anuncio que en su momento causó bastante polémica. Se trata de la marca Loewe, que quiso promocionar su nueva colección 2012 (Madrid Oro Collection) de una forma distinta. Si pensamos en Loewe, la imagen que nos aparece es la de una marca que suele utilizar una mujer adulta y con un nivel adquisitivo elevado. Tal vez por este motivo, la marca quiso ampliar su público objetivo dirigiéndose a un consumidor más joven. Por esta razón, aparecen varios jóvenes describiendo que es la marca para ellos. Pero el anuncio ha creado mucha controversia, ya que la imagen que se proyecta es de superficialidad y frivolidad. Jóvenes que solo piensan en marcas caras.

Y es que no todo lo que reluce es oro, tanto la moda como la forma en la que decide publicitarse tiene sus vertientes buenas y malas, y para conseguir los objetivos propuestos hay que definir a qué público pretende dirigirse la marca y qué les va a ofrecer. Con estos tres ejemplos, hemos podido comprobar la influencia que tiene la moda en la publicidad, son dos conceptos que se entrelazan e interactúan constantemente.

Podéis seguir a Sara en Twitter

[td_social icon_style=”1″ icon_size=”32″ twitter=”https://twitter.com/SaraMaho7″]

Carlos Miñana
Graduado en Publicidad y RRPP, enamorado de la buena comunicación y fanático del deporte. Inquieto por naturaleza y feliz de profesión.