Hace poco tiempo os hablaba sobre como la diseñadora italiana Simona Bonafini realizaba unas ilustraciones de los supuestos selfies de alguno de los personajes de Disney en Instagram. Unas cuentas que si fueran reales tendrían miles de seguidores. Esta red social, que personalmente tanto me gusta, da la posibilidad de subir cualquier tipo de fotos o vídeos de 7 segundos de duración. Es un lugar idóneo para dar rienda suelta a la creatividad e imaginación.

Hemos visto casos reales de cómo se realizaban miniseries compuesto de 7 capítulos y 4 finales alternativos o como las organizaciones las pueden utilizar para apoyar alguna causa social. Miles de perfiles a cual de ellos más diferente. Un vivero de creatividad y de auténticas maravillas.

Una de los perfiles que más me ha impactado ha sido el de Zoumala, un joven diseñador francés que recrea en cada una de sus compasiones las sensaciones y emociones que sufrimos a diario. Una obra que contiene cierta dosis poética con tintes de pasión y de finales trágicos.

Una oda al buen gusto que no deja de lado ciertas críticas a la sociedad que nos rodea.

¿Te gusta lo que estás leyendo? 

Forma parte de la comunidad de Publicidad en la Nube para recibir las últimas actualizaciones y contenido exclusivo.

Carlos Miñana
Graduado en Publicidad y RRPP, enamorado de la buena comunicación y fanático del deporte. Inquieto por naturaleza y feliz de profesión.