Muy buenas a todos, ya estoy de vuelta con todos vosotros, con un post que tenía muchas ganas de escribir, ya que unen dos de mis pasiones, el Marketing Digital y el deporte.

Aunque parezca que el deporte no tenga mucho que ver con el Marketing Digital, tiene en su esencia, más particularidades de las que nosotros nos podemos imaginar.

Tranquilos, en este post no voy a hablar de los comentarios de Piqué en Twitter, ni de las fotos de Cristiano Ronaldo en Instagram, ni de los seguidores que tiene Lebron James…

No, vamos a hablar de un tío más normal, el que escribe.

Un tipo que un día le dio por practicar deporte, que se aficionó a correr por el cauce del río Turia o por donde le pillara, que de ahí pasó a hacer triatlones y que hace tan sólo unos días corrió su segunda maratón.

Y que esa afición le ha servido en el día a día y en su profesión, el Marketing Digital. Pero como todo en la vida, nada es fácil y todo tiene un aprendizaje y un recorrido.

Para entender un poco más el proceso, os voy a contar una historia.

La historia en el que el deporte se unió al Marketing Digital

Carlitos era un chico que vivía en un pueblo del interior de Valencia llamado Játiva.

En su infancia no se había caracterizado por destacar en ningún deporte, eso sí, las ganas eran superiores a cualquier deficiencia en sus actitudes.  

Carlitos era de complexión grandota, más bien “gordito” por llamarlo en términos cariñosos. Sus mofletes eran como un imán para las abuelitas y las tías.

Carlitos, había hecho deporte a nivel amateur, lo típico que sus padres le apuntan a fútbol, luego baloncesto hasta que le llegó la edad del pavo, entonces Carlitos pasó a ser Carletes. 

En ese momento en que los cromosomas, neuronas y demás elementos internos del organismo se revolucionan, pasando a pensar que eres una mezcla entre Thor y Superman.

Desde este instante, a Carletes, le empezó a interesar otras actividades alejadas del deporte.  

No es que no hiciera deporte, solía jugar de vez en cuando a fútbol, pero bueno nada del otro jueves.  

De este modo pasaron los años, estudios, mudanza a Valencia, Universidad, trabajos varios y como os podéis imaginar, algunos kilos de más. (Algunos por no decir muchos).   

Hasta que llegó un día a sus 23 añitos, en el que un amigo del trabajo le dijo eso de “¿Carlos, (ya había pasado la fase de Carletes), vente conmigo a entrenar esta noche en el gimnasio? Desde ese momento, todo cambió…

El primer día, después de su estreno en el gimnasio, se asemejaba más a Robocop que a una persona humana.

Pero, a pesar de ser una mezcla entre C3PO y un mimo, las ganas no disminuyeron y no paró ahí la cosa. 

Después de unos años en el gimnasio, en el que logró bajar de 103 kilos a 75 kilos, empezó a compatibilizarlo con el aeróbico y, sobre todo, con sus primeras carreras a pie. Aunque nada serio en esos momentos.

Posteriormente, descubrió el maravilloso, aunque algo alocado, mundo del Crossfit, una disciplina muy exigente, pero con resultados espectaculares. Es en este preciso momento, hará alrededor de unos 5 años, donde nos tenemos que detener.

Ya que, en este momento es donde empieza a entrarle la vena por las carreras.

Veréis, Carlos ya era un asiduo del río, la verdad no se le daba mal correr, estaba en unos tiempos más que aceptables.

Pero, no fue hasta que un día, un amigo le dijo: “Oye, y si nos apuntamos a hacer esta carrera que hacen por Valencia y encima de noche”; pues ni corto ni perezoso, nuestro protagonista se lanzó a por un nuevo reto. 

Iluso de él, pecó de inocente, y en el km 12 se le agotó la gasolina. Aun así, la logró acabar.

Siguió corriendo y mejorando marcas, pero buscaba algo más, sobre todo compañeros que estuvieran tan locos como él en el deporte o que compartieran sus aficiones. 

Un día hablando con su amigo Julito, le dijo: “pues tío, yo estoy en club de corredores Runners Rio Turia, que son gente muy majeta”; Julito, hizo que el hambre y las ganas de comer se juntaran.  

Carlos, a partir de ese momento Litos, se apuntó en el club, pasando a correr carreras populares, empezar en el mundo de la bici, la natación y hacer triatlones. Claro, es lo que tiene estar rodeado de más de 100 locos adictos al deporte.

Desde este momento, ya son muchos eventos los que ha realizado con estos benditos locos desde carreras populares, salidas con la bicicleta, unos cuantos largos en la piscina, triatlones y hasta dos maratones.

marketing digital carlos minana maraton

Corriendo la maratón de Valencia el pasado 20 de noviembre

Nuestro protagonista no deja de entrenar, me han comentado que su siguiente reto es el medio IronMan de Zarautz y el IronMan de Vitoria-Gasteiz.

Y, ¿sabéis lo que ha aprendido de todos estos años practicando deporte? Que, aunque parezca mentira, el realizar deporte le ha ayudado, y mucho, en su día a día.

Hasta aquí un breve resumen de lo que ha sido mi historia con el deporte. Como os podéis imagina he sido breve, sino tengo que escribir un post de 15 mil palabras y eso no se lo leen no los de las RAE.

Pero, me imagino que queréis saber qué es lo que me ha aportado el deporte en el mi día a día y al Marketing Digital, pues nada, vamos al lío.

Conceptos que he extraído del deporte para incorporarlos al Marketing Digital

Perseverancia

La constancia es una virtud, y es una de las que más me ha aportado el deporte y que he podido llevarme al terreno de la comunicación y del Marketing Digital.

Entrenamientos haga frío, llueva o estemos a más de 30º con una humedad del 80% son el pan nuestro de cada día. Pero al final, esa constancia es la que te da los resultados.

De igual modo, en nuestro trabajo, trabajar como hormiguitas, sin pausa, pero sin prisa, es idóneo para obtener los resultados deseados.

Luchar contra la adversidad

En el deporte, cuando mejor estás aparecen esas malditas lesiones inoportunas, una mala carrera o situaciones externas que tú no controla. Parece que haya un contubernio judeo-masónico contra mi persona.

Pero en vez de rendirse, hay que aprovechar estos momentos para recapacitar y extraer lo positivo de cada uno de ellos.

Esto me ha servido para que cuando he tenido situaciones complicadas, como clientes peculiares, campañas que no tienen el resultado esperado o situaciones similares, ver la botella medio llena, no desmotivarse, respirar hondo y decirme a mí mismo:” vamos para adelante, tú puedes con todo esto y con mucho más”.

Ser más organizado: productividad

Entrenar diariamente, en temporadas altas de carga teniendo que doblar. Carreras. Competiciones. Levantarse un sábado y domingo a las 6 de la mañana, cuando sabes que no han puesto ni las calles o lo único que te encuentras son jovenzuelos divirtiéndose. Pues qué queréis que os digo, a veces no es fácil.

Aunque dicen que “sarna con gusto no pico” ya os digo yo, que sí que pica y mucho. ¿Me gustaría saber quién fue el inventor de dicha frase y qué es lo que estaría haciendo? Pero bueno, esto es otro tema

Como os podéis imaginar, el día tiene 24 horas, no da para más, pero una de las consecuencias más directas de realizar deporte ha sido el de la organización y, por ende, el ser más productivo aprovechando mucho más el tiempo.

No es fácil llevar a tus clientes, mantener activo el blog, estar al día en las redes sociales, tener vida social, entrenar…pero al final, con organización se puedes llegar a todo.

Marcarme nuevas metas

Como habéis leído en la historia, empecé en el gimnasio y de ahí he pasado a hacer triatlones, correr maratones y mis nuevas metas son el Medio Iron Man y el Iron Man.

Del mismo modo, en el mundo del Marketing Digital constantemente debemos estar evolucionando, macándonos nuevas metas. Ser más exigentes con nosotros mismo, y a la vez, buscar objetivos más ambiciosos.

marketing digital carlos miñana

Finalista del Maratón de Valencia 2016

El aprendizaje constante

Por muchas carreras que lleves o por muchos entrenamientos, en una competición te puede pasar cualquier cosa. Imaginad en una maratón o en un Iron Man, donde estás entre 8 y 12 horas compitiendo. Todo es un aprendizaje constante, más o menos duro, pero de todo se aprende.

Del mismo modo, en el Marketing Digital el reciclaje y el aprendizaje debe de ser diario y necesario. La velocidad con que avanza este mundillo es abismal. Si alguien te dice que “él sabe todo acerca del Marketing Digital o que te lo hace todo” desconfía de él.

La mejora es infinita

Este punto lo extraigo tanto del deporte como del espíritu Kaizen.

Entrenamientos, formación, el día a día, todo es formación constante.

No hay que ponerse techos y seguir creciendo como persona y como profesional.

No rendirse

Tanto como en el deporte como en el día a día de cualquier profesional del Marketing Digital, hay momentos duros. Ganas de tirar la toalla, de decir:”lo mando todo a la mierda”.

Estos momentos, son los que te hacen más fuerte. Personalmente, a mí me han servido para ante las adversidades crecerme y no tirar nunca la toalla.

Ser HUMILDE

Para mí, la parte más importante de todas, el ser humilde.

Tanto en el mundo del Marketing Digital como en el deporte, uno debe de ser humilde. Hoy estás arriba pero mañana puedes estar abajo.

Así que no te lo creas, sigue siendo la persona que eras cuando empezaste y, del mismo modo que tienes respeto por cualquier carrera, ten respeto por tus semejantes, los que empiezan o cualquiera que te haga una mención en redes sociales.

Para ir acabado sobre sobre el Marketing Digital y el deporte

Bueno, ya me conocéis un poquito más.

Como veis, el deporte me ha servido tanto en mi vida personal como en la profesional destinada al Marketing Digital. Pero a ti, ya seas SEO, Community Manager o cualquiera de las profesiones que se derivan de esta o no de esta,

Pensad, si un tipo como yo, que llegué a pesar 103 kilos hace ahora maratones, qué es lo que podéis hacer vosotros. Adelante, no te rindas, ve a por tus sueños y lucha, lucha y sigue luchando por ellos.

Espero que os haya gustado este trocito de mi vida y no os haya aburrido mucho.

¿Qué es lo que te ha hecho crecer como profesional en el Marketing Digital? ¿Alguna afición que compatibilices con el Marketing Digital?